KAIZEN de bien en mejor

Desde los seis años hasta los veintiuno tuve la suerte de practicar Judo y Aikido con un maestro excepcional que nos marcó a todos, con su elegancia y ética de vida. Una de las cosas que nos enseñó, y que no paraba de gritar  sobre el tatami, fue la importancia de dar siempre lo mejor…