Los Tres Espejos

d0240619.jpg
El motivo del espejo, como metáfora de reflejo y proyección, está presente en casi todas las culturas. En la mayoría de las antiguas enseñanzas de oriente y occidente encontramos la idea que, si consideramos las personas como espejos, estas se convierten en nuestros maestros. Tal vez sea este el motivo porque los chamanes cosen en sus túnicas trocitos de espejo, o llevan en su espalda un plato de plata pulido con el mismo fin: reflejar la verdad. Las personas espejo, el chamán lo es por definición, son las que nos permiten recordar nuestra autenticidad y regresar a conversar con nuestro espíritu.

En términos psicológicos el símbolo del espejo es proyección, es lo que está en la sombra de nuestra consciencia tanto en positivo como en negativo. Estos aspectos no integrados, son como trocitos nuestros que están de vuelta a casa, pero como pensamos no ser su dueño, acaban manifestándose bajo nuestras narices, aparentemente fuera de nosotros. 

Según me contó Doña Serafina,  curandera Mixteca, cada uno de nosotros puede trasformarse en tres tipos se espejo: un espejo claro, un espejo ahumado o un espejo partido.

Un espejo claro ( el Sol) es alguien a quien admiramos y endiosamos, alguien que tiene todas aquellas cualidades que nos gustaría tener ( y tenemos) y que pensamos no poder encarnar.

Un espejo ahumado ( el Sol bajo la tierra), al contrario, es alguien a quien no pensamos parecernos en absoluto, cuyo comportamiento y cualidades rechazamos y juzgamos negativas. ( Y que también tenemos…)

El espejo partido, según Doña Serafina los pinches tiranos, son aquellas personas que por un lado nos fascinan, pero por otro nos incomodan y a veces tememos; no acabamos de sentirnos a gusto porqué ¡No logramos entender lo que les estamos proyectando! Intuimos cierta falta de autenticidad, que obviamente en probable sea la nuestra. 🙂

Tanto un chamán como un terapeuta nos dirían a este punto que, el trabajo es darse cuenta de que espejos vamos creando a nuestro alrededor para desmontar la película. Cada uno de nosotros es como un cóctel, tendremos un sabor agradable para algunos y desagradable para otros. Siempre que nos encontremos en una polarización poniendo a alguien sobre un pedestal y a otro dentro del basurero, tenemos la ocasión de trabajar con los espejos, ídem en las situaciones que vivimos. Antes de juzgar, flipar y alucinar, preguntarse

¿Qué pasa aquí? ¿Qué me viene a enseñar esta persona/situación?

3344c539a2b2fb95d9cf8c179a5672d7Tengo una carta de Tarot fetiche para el tema de espejos, aunque no sea su interpretación oficial, tengo «anclado» a LA RUEDA DE LA FORTUNA  este concepto de los espejos. Cuando sale en una tirada me recuerda asumir la visión imparcial de la esfinge que dice: ¡Ojo! En esta situación las cosas no son como parecen y hay un enigma  para resolver, la rueda gira en un sentido o en el otro dependiendo si quien mueve la manivela concluye el ciclo o lo perpetúa. Es decir sigue creyendo que el reflejo es otro periquito o espabila y se reconoce a si mismo.

Espero te haya gustado, un abrazo ❤

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s