Arqueología Interior

El psicoanálisis, desde sus inicios, afirma que la vida psíquica de cualquier individuo se forma a partir de la relación de éste con su familia, especialmente con sus padres. Según Freud, el carácter de los vínculos entre padres e hijos en la primera infancia, van a determinar su personalidad adulta. El origen de la neurosis, según él, son las pulsiones reprimidas en la primera etapa de la vida.

Carl Jung, alumno de Freud, fue aun más allá descubriendo la existencia del Inconsciente Colectivo. Estudiando a fondo su propio árbol genealógico, descubrió que las memorias emocionales, físicas e ideológicas de nuestros ancestros, son parte de nuestro bagaje en el día de hoy, para bien o para mal.

Posteriormente Ane A. Schützenberger, Levy Moreno, Dumas, Bateson, Satir, Perls, Erickson, Whitaker, y Hellinger fueron los padres de la moderna psicología sistémica, aportando valiosas enseñanzas sobre la influencia de la familia en la psique y en el modo de actuar en el mundo de cada individuo. Destaca la valiosa y creativa aportación de Alejandro y Cristóbal Jodorowsky con la metagenealogía.

¿Para quién y cuando se utiliza una terápia genealógica?

La respuesta va a ser: para todos y cuando la vida parece no fluir.

Estudiar el árbol genealógico nos ayuda a entender el origen y la naturaleza de las fuerzas creadoras en nuestra familia. Nos desvela las dinámicas que conllevan identificaciones e implicaciones de una generación a la siguiente y que dificultan nuestra vida. Desde muy pequeños aprendemos la historia de nuestro país y de nuestra cultura; sin embargo resulta muy curioso que la mayoría no preste mucha atención a su historia familiar. La historia familiar es, para hacer una metáfora, las capas te tierra alrededor y por encima de nuestro gran tesoro: quien somos y para que estamos aquí.

Siempre me he sentido atraída por los relatos de las grandes excavaciones a la búsqueda de las antiguas civilizaciones: los Egipcios, los Mayas y los Incas, el valle del Hindu y la antigua Babilonía. De pequeña soñaba con ser como Indiana Jones. Adentrarse en un árbol genealógico es como descubrir una entera civilización, con sus leyes, costumbres, dramas, guerras y apogeos. Pero lo que mas me apasiona y me motiva de la ARQUEOLOGÍA INTERIOR (o Psicogenealogía) es que la Gran Busqueda será siempre el diamante en el centro del Ser.

Om Mani Padme Hum rezan los Tibetanos, brilla el diamante en el centro del loto. La flor de loto es un símbolo de pureza y ascensión ya que sus raíces nacen en el lodo de los estanques, pero la flor es tan impermeable que nada se puede quedar en su superficie. Así somos todos: lotos luminosos.

Si deseas realizar una lectura de tu árbol genealógico contactame: anaskafischer@gmail.com  y no olvides hacer CLICK en seguír este blog (abajo a la derecha) Mucho love!

Categorías:

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s